Derinkuyu, una antigua ciudad subterránea que en un tiempo alojó a 20.000 personas

Me gusta:

Compartir:

U N  P R O Y E C T O  D E  R E N O V A C I Ó N  D E L  S Ó T A N O  C O N D U J O  A L  D E S C U B R I M I E N T O  A R Q U E O L Ó G I C O  D E  S U  V I D A :  L A  C I U D A D
S U B T E R R Á N E A  D E  D E R I N K U Y U ,  Q U E  A L B E R G A B A  A  2 0. 0 0 0  P E R S O N A S.

 

PRINCIPALES CONCLUSIONES

En 1963, un hombre derribó una pared de su sótano y descubrió una misteriosa ciudad subterránea. La ciudad subterránea tiene hasta 18 pisos y 280 pies de profundidad en algunos lugares y probablemente tiene miles de años de antigüedad. La ciudad subterránea de Derinkuyu es la mayor de su clase: podría albergar a
20.000 personas.

 

Vivimos codo a codo con mundos desconocidos. A veces las barreras que nos separan son gruesas, a veces son finas, y a veces se rompen. Es entonces cuando un armario se convierte en un portal a Narnia, una madriguera de conejo lleva al País de las Maravillas, y un póster de Raquel Welch es todo lo que separa una celda de prisión del túnel hacia la libertad.

 

UN FATÍDICO GOLPE DE MARTILLO.

Todos estos son ejemplos ficticios. Pero en 1963, esa barrera se rompió de verdad. Un hombre de la ciudad turca de Derinkuyu, con un mazo en la pared de su sótano, consiguió más mejoras en su casa de las que esperaba. Detrás de la pared, encontró un túnel. Y eso llevó a más túneles, que acabaron conectando una multitud de salas y cámaras. Era un enorme complejo subterráneo, abandonado por sus habitantes y sin descubrir hasta aquel fatídico golpe de martillo.

El turco anónimo -ningún informe menciona su nombre- había encontrado una vasta ciudad subterránea, de hasta 18 pisos y 280 pies (76 m) de profundidad y lo suficientemente grande como para albergar a 20.000 personas. ¿Quién la construyó y por qué? ¿Cuándo fue abandonada y por quién? La historia y la geología ofrecen algunas respuestas.

LA FANTÁSTICA Y ESCARPADA CAPADOCIA.

La geología es lo primero. Derinkuyu se encuentra en Capadocia, una región del corazón de Turquía famosa por la fantástica escarpadura de su paisaje, salpicado de las llamadas chimeneas de hadas. Estas altas torres de piedra son el resultado de la erosión de un tipo de roca conocido como toba. Creada a partir de cenizas volcánicas y que cubre gran parte de la región, esa piedra, a pesar de su nombre, no es tan dura.

Aprovechando el viento y la lluvia, los lugareños han excavado durante milenios sus propios agujeros en la piedra blanda para construir viviendas subterráneas, almacenes, templos y refugios. Capadocia cuenta con cientos de viviendas subterráneas, de las cuales unas 40 constan de al menos dos niveles. Ninguna es tan grande ni tan famosa como Derinkuyu.

 

¿HITITAS, FRIGIOS O PRIMEROS CRISTIANOS?

El registro histórico tiene poco que decir sobre los orígenes de Derinkuyu. Algunos arqueólogos especulan que la parte más antigua del complejo podría haber sido excavada hacia el año 2000 a.C. por los hititas, el pueblo que dominaba la región en aquella época, o bien por los frigios, hacia el 700 a.C. Otros afirman que los cristianos locales construyeron la ciudad en los primeros siglos de nuestra era.

Quienquiera que fuera, tenía una gran habilidad: la roca blanda hace que la excavación de túneles sea relativamente fácil, pero los derrumbes son un gran riesgo. De ahí la necesidad de grandes pilares de apoyo. Ninguno de los pisos de Derinkuyu se ha derrumbado nunca.

Hay dos cosas más seguras sobre el complejo subterráneo. En primer lugar, el objetivo principal del esfuerzo monumental debió ser esconderse de los ejércitos enemigos; de ahí, por ejemplo, las piedras rodantes utilizadas para cerrar la ciudad desde el interior. En segundo lugar, las últimas adiciones y alteraciones del complejo, que llevan una impronta claramente cristiana, datan del siglo VI al X d.C.

TOCAR FONDO EN LA MAZMORRA

Cuando estaba aislada del mundo de arriba, la ciudad estaba ventilada por un total de más de 15.000 pozos, la mayoría de unos 10 cm de ancho, que llegaban hasta el primer y segundo nivel de la ciudad. Esto garantizaba una ventilación suficiente hasta el octavo nivel.

Los niveles superiores se utilizaban como viviendas y dormitorios, lo que tiene sentido, ya que eran los mejor ventilados. Los niveles inferiores se utilizaban principalmente como almacén, pero también contenían un calabozo.

En medio había espacios utilizados para todo tipo de fines: había espacio para un lagar, animales domésticos, un convento y pequeñas iglesias. La más famosa es la iglesia cruciforme del séptimo nivel.

SI LOS CUBOS PUDIERAN HABLAR

Algunos pozos eran mucho más profundos y hacían las veces de pozos. Mientras la ciudad subterránea permanecía sin descubrir, la población turca local de Derinkuyu los utilizaba para abastecerse de agua, sin conocer el mundo oculto por el que pasaban sus cubos. Por cierto, Derinkuyu significa en turco «pozo profundo».

Otra teoría dice que la ciudad subterránea servía de refugio templado para las estaciones extremas de la región. Los inviernos en Capadocia pueden ser muy fríos y los veranos extremadamente calurosos. Bajo tierra, la temperatura ambiente es constante y moderada. Además, es más fácil almacenar y mantener las cosechas lejos de la humedad y los ladrones.

Sea cual sea la relevancia de sus otras funciones, la ciudad subterránea fue muy utilizada como refugio de la población local durante las guerras entre bizantinos y árabes, que duraron desde finales del siglo VIII hasta finales del XII; durante las incursiones de los mongoles en el siglo XIV; y tras la conquista de la región por los turcos otomanos.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EnglishFrenchGermanHindiSpanish