CON SU TRAZADO MATEMÁTICO Y SUS MOVIMIENTOS DE TIERRA MÁS LARGOS QUE LA GRAN MURALLA CHINA, BENIN CITY ERA UNA DE LAS CIUDADES MEJOR PLANIFICADAS DEL MUNDO CUANDO LONDRES ERA UN LUGAR DE "ROBOS Y ASESINATOS". ENTONCES, ¿POR QUÉ NO QUEDA NADA?. Mawuna Koutonin
18 Mar 2016 07.30 GMT

Me gusta:

Compartir:

LAS MURALLAS DE BENIN, LA ESTRUCTURA MÁS LARGA CONSTRUÍDA POR EL HOMBRE, CON 16.000 KILÓMETROS DE LONGITUD.

 

Esta es la historia de una ciudad medieval perdida, de la que probablemente nunca haya oído hablar. La ciudad de Benín, originalmente conocida como Edo, fue en su día la capital de un imperio africano precolonial situado en lo que hoy es el sur de Nigeria. El imperio de Benín era uno de los estados más antiguos y desarrollados de África occidental, y se remonta al siglo XI.

El Libro Guinness de los Récords (edición de 1974) describió las murallas de la ciudad de Benín y su reino circundante como los mayores movimientos de tierra del mundo realizados antes de la era mecánica. Según las estimaciones de Fred Pearce, del New Scientist, las murallas de la ciudad de Benin fueron en un momento dado «cuatro veces más largas que la Gran Muralla China, y consumieron cien veces más material que la Gran Pirámide de Keops».

Situada en una llanura, la ciudad de Benín estaba rodeada por enormes murallas en el sur y profundos fosos en el norte. Más allá de las murallas de la ciudad, se erigieron otros numerosos muros que separaban los alrededores de la capital en unas 500 aldeas distintas.

 

Pearce escribe que estas murallas «se extendían a lo largo de unos 16.000 km en total, en un mosaico de más de 500 límites de asentamientos interconectados. Abarcaban 6.500 km2 y fueron excavadas por el pueblo Edo… Se calcula que su construcción requirió 150 millones de horas de excavación, y son quizás el mayor fenómeno arqueológico del planeta».

 

En la actualidad, apenas existen rastros de estas murallas.

La ciudad de Benin fue también una de las primeras en tener una apariencia de alumbrado público. Se construyeron enormes lámparas de metal, de muchos metros de altura, que se colocaron alrededor de la ciudad, especialmente cerca del palacio del rey. Alimentadas con aceite de palma, sus mechas ardientes se encendían por la noche para iluminar el tráfico hacia y desde el palacio.

Cuando los portugueses «descubrieron» la ciudad por primera vez en 1485, se quedaron atónitos al encontrar este vasto reino formado por cientos de ciudades y aldeas entrelazadas en medio de la selva africana. La llamaron la «Gran Ciudad de Benín», en una época en la que apenas había otros lugares en África que los europeos reconocieran como ciudad. De hecho, clasificaron a la ciudad de Benín como una de las más bellas y mejor planificadas del mundo.

En 1691, el capitán de barco portugués Lourenco Pinto observó: «El Gran Benín, donde reside el rey, es más grande que Lisboa; todas las calles son rectas y llegan hasta donde alcanza la vista. Las casas son grandes, especialmente la del rey, que está ricamente decorada y tiene finas columnas. La ciudad es rica e industriosa. Está tan bien gobernada que no se conocen los robos y la gente vive con tanta seguridad que no tiene puertas en sus casas». Por el contrario, Bruce Holsinger, profesor de inglés de la Universidad de Virginia, describe el Londres de la misma época como una ciudad de «robos, prostitución, asesinatos, sobornos y un próspero mercado negro que hacía de la ciudad medieval un lugar propicio para la explotación por parte de aquellos con habilidad para la cuchilla rápida o para robar un bolsillo».

 

Fractales africanos:

La planificación y el diseño de la ciudad de Benín se hicieron siguiendo cuidadosas reglas de simetría, proporcionalidad y repetición, ahora conocidas como diseño fractal. El matemático Ron Eglash, autor de African Fractals (Fractales africanos), que examina los patrones en los que se basan la arquitectura, el arte y el diseño en muchas partes de África, señala que la ciudad y sus aldeas circundantes se trazaron a propósito para formar fractales perfectos, con formas similares que se repetían en las habitaciones de cada casa, en la propia casa y en los grupos de casas de la aldea en patrones matemáticamente predecibles.

Como él mismo dice: «Cuando los europeos llegaron por primera vez a África, consideraron que la arquitectura era muy desorganizada y, por tanto, primitiva. Nunca se les ocurrió que los africanos podían estar utilizando una forma de matemáticas que aún no habían descubierto».

 

 

 

  • En el centro de la ciudad se encontraba la corte del rey, desde la que se extendían 30 calles muy rectas y anchas, de unos 30 metros de ancho cada una. Estas calles principales, que discurrían en ángulo recto, contaban con un sistema de drenaje subterráneo formado por un impluvio hundido con un desagüe para transportar las aguas pluviales. De ellas partían muchas calles laterales y de intersección más estrechas. En medio de las calles había césped en el que se alimentaban los animales.
  • «Las casas están construidas a lo largo de las calles en buen orden, una cerca de la otra», escribe el visitante holandés del siglo XVII Olfert Dapper. «Adornadas con aguilones y escalones… suelen ser amplias con largas galerías en su interior, especialmente en el caso de las casas de la nobleza, y divididas en muchas habitaciones que están separadas por muros de arcilla roja, muy bien levantados».

 

 

 

 

 

 

 

Dapper añade que los residentes ricos mantenían estas paredes «tan brillantes y lisas lavándolas y frotándolas como cualquier pared de Holanda puede hacerse con tiza, y son como espejos. Los pisos superiores están hechos del mismo tipo de arcilla. Además, cada casa está provista de un pozo para el suministro de agua fresca».

Las casas familiares estaban divididas en tres secciones: la parte central era la del marido, que miraba hacia la calle; a la izquierda, la de las esposas (oderie), y a la derecha, la de los jóvenes (yekogbe).

La vida cotidiana en la ciudad de Benin podía consistir en grandes multitudes que recorrían calles aún más grandes, con gente vestida de forma vistosa -algunos de blanco, otros de amarillo, azul o verde- y los capitanes de la ciudad actuando como jueces para resolver pleitos, moderando debates en las numerosas galerías y arbitrando pequeños conflictos en los mercados.

Las descripciones de los primeros exploradores extranjeros de la ciudad de Benin la describen como un lugar libre de crimen y hambre, con grandes calles y casas mantenidas limpias; una ciudad llena de gente cortés y honesta, y dirigida por una burocracia centralizada y muy sofisticada.

LO QUE MÁS IMPRESIONÓ A LOS PRIMEROS EUROPEOS QUE LA VISITARON FUE LA RIQUEZA, LA BELLEZA ARTÍSTICA Y LA MAGNIFICENCIA DE LA CIUDAD.

La ciudad estaba dividida en 11 divisiones, cada una de ellas una réplica más pequeña de la corte del rey, que comprendía una serie de complejos que contenían alojamientos, talleres y edificios públicos, interconectados por innumerables puertas y pasillos, todos ellos ricamente decorados con el arte que hizo famosa a Benín. La ciudad estaba literalmente cubierta de ellas.

Las paredes exteriores de los tribunales y recintos se decoraban con diseños horizontales de crestas (agben) y tallas de arcilla que representaban animales, guerreros y otros símbolos de poder; las tallas creaban patrones contrastados bajo la fuerte luz del sol. También se presionaban objetos naturales (guijarros o trozos de mica) en la arcilla húmeda, mientras que, en los palacios, los pilares se cubrían con placas de bronce que ilustraban las victorias y hazañas de antiguos reyes y nobles.

En su apogeo, en el siglo XII -mucho antes del comienzo del Renacimiento europeo-, los reyes y los nobles de la ciudad de Benín patrocinaban a los artesanos y los colmaban de regalos y riquezas, a cambio de que representaran las grandes hazañas de los reyes y dignatarios en intrincadas esculturas de bronce.

«Estas obras de Benín están a la altura de los mejores ejemplos de la técnica de fundición europea», escribió el profesor Felix von Luschan, antiguo miembro del Museo Etnológico de Berlín. «Benvenuto Celini no podría haberlas fundido mejor, ni nadie antes o después de él. Técnicamente, estos bronces representan el mayor logro posible».

Lo que más impresionó a los primeros europeos que la visitaron fue la riqueza, la belleza artística y la magnificencia de la ciudad. Inmediatamente, las naciones europeas vieron la oportunidad de desarrollar el comercio con el rico reino, importando marfil, aceite de palma y pimienta, y exportando armas. A principios del siglo XVI, se corrió rápidamente la voz en toda Europa sobre la hermosa ciudad africana, y nuevos visitantes acudieron de todas partes de Europa, con testimonios siempre elogiosos, registrados en numerosas notas de viaje e ilustraciones.

Un mundo perdido:

Ahora, sin embargo, la gran ciudad de Benín se ha perdido para la historia. Su decadencia comenzó en el siglo XV, provocada por los conflictos internos relacionados con la creciente intrusión europea y el comercio de esclavos en las fronteras del imperio de Benín. Luego, en 1897, la ciudad fue destruida por los soldados británicos: saqueada, volada y quemada hasta los cimientos. Mis bisabuelos fueron uno de los muchos que huyeron tras el saqueo de la ciudad; eran miembros del cuerpo de élite de los médicos del rey.

Hoy en día, aunque se ha levantado una moderna ciudad de Benín en la misma llanura, las ruinas de su antigua y más grandiosa homónima no se mencionan en ninguna guía turística de la zona. No se han conservado, ni se ha hecho una ciudad en miniatura o una réplica turística para mantener vivo el recuerdo de esta gran ciudad antigua.

Una casa compuesta por un patio en Obasagbon, conocida como la casa del jefe Enogie Aikoriogie -construida probablemente en la segunda mitad del siglo XIX-, se considera el único vestigio que sobrevive de la ciudad de Benin. La casa posee características que coinciden con los muros estriados horizontalmente, los pilares, el impluvio central y las decoraciones talladas que se observan en la arquitectura del antiguo Benin.

En cambio, si desea echar un vistazo al glorioso pasado del antiguo reino de Benín -y conocer mejor esta innovadora ciudad- es mejor que visite la sección de esculturas de bronce de Benín del Museo Británico, en el centro de Londres.

 

LAS MURALLAS DE BENIN, LA ESTRUCTURA MÁS LARGA CONSTRUÍDA POR EL HOMBRE, CON 16.000 KILÓMETROS DE LONGITUD

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EnglishFrenchGermanHindiSpanish