HABLANDO SOBRE CHICAGO Y TEMAS DE INTERES.

Me gusta:

Compartir:

  CHICAGO ESTÁ HAMBRIENTA DE UNA COBERTURA CONTINUA DE LA ARQUITECTURA.

 

Cuando el estimado Blair Kamin dejó de ser crítico de arquitectura del Chicago Tribune a principios de 2021, la ciudad se quedó sin un crítico diario en ninguno de los medios de comunicación locales. Esta triste situación se corrigió parcialmente hace poco, cuando el Chicago Sun-Times anunció que Lee Bey comenzaría una columna mensual de arquitectura. El escritor, historiador, fotógrafo y crítico aporta una gran experiencia a la tarea: fue crítico de arquitectura del Sun-Times durante cinco años a finales de la década de 1990, fue jefe de personal adjunto de planificación y diseño en la administración del alcalde Richard M. Daley, dirigió asuntos gubernamentales en SOM y enseñó en el IIT. Su libro más reciente es Southern Exposure: The Overlooked Architecture of Chicago’s South Side. La semana pasada hablé con Bey sobre su nuevo cargo, sobre cómo ha cambiado la ciudad desde su última etapa como crítico y sobre la singular importancia de la arquitectura para la ciudad.

 

  • MCP: Martin C. Pedersen
  • LB: Lee Bey

MCP: Háblame de cómo ha evolucionado este nuevo papel. No cabe duda de que Chicago está hambrienta de una cobertura continua de la arquitectura.

LB: Creo que las discusiones llevan más de un año. Cuando Chris Fusco era editor del Sun-Times, hablamos un poco de ello. Cuando se fue, Steve Warmbir se convirtió en editor, y hablamos más de ello. Esto fue antes de la fusión WBEZ/Sun- Times. Al principio, la idea era que las fundaciones lo financiaran. Luego ocurrió lo de Covid, y abandonamos la idea por un tiempo. Llevo trabajando para el Sun-Times desde diciembre de 2019, pero solo había vuelto a tiempo parcial en el consejo editorial. Este año me pidieron que asumiera un papel más completo, y la situación financiera mejoró un poco, y comenzamos a hablar de nuevo sobre la idea de una columna de arquitectura.

MCP: Sigo tus noticias en las redes sociales y me he dado cuenta de que has estado colando temas de arquitectura y planificación en tus editoriales del Sun-Times. Casi sentando las bases para resucitar un poco el tema.

LB: Un poco. Pero aunque no tuviera ningún deseo de volver a escribir sobre arquitectura como tema, como era el caso originalmente cuando volví, la arquitectura y el urbanismo y todas esas cosas son muy importantes en Chicago. Junto con el tiempo, los deportes, la política y el tráfico, está la arquitectura, en términos de lo que a la gente de aquí realmente le importa. Así que estaba destinado a caer en el trabajo que hice para el consejo editorial.

MCP: Esto empezará como una vez al mes, pero espero que empiece a aparecer más a menudo.

LB: El ritmo puede generar ciertamente más de una columna al mes. Cuando empecé a pensar en cuál iba a ser mi primera columna, tenía al menos siete números para elegir. Así que espero que se convierta en algo más que una vez al mes, pero es un buen comienzo, aunque sea.

MCP: Usted fue el crítico de arquitectura en el Sun-Times durante varios años.

LB: De 1996 a 2001.

MCP: Así que ahora vives en un Chicago diferente. ¿Qué es diferente ahora? ¿Qué vas a cubrir ahora que probablemente no estaba en tu radar hace 20 años?

LB: Oh, sí. Vuelvo una generación más tarde. El Chicago que cubrí la primera vez estaba lleno de dinero, en muchos aspectos. Richard M. Daley estaba en el cargo. Había Millennium Park, Soldier Field. Había estos grandes proyectos públicos que vienen a lo largo. Se estaba construyendo mucho en el South Loop, el West Loop, el River North, el Near North Side, un montón de cosas para criticar, algunas de ellas horribles, otras buenas. Había un montón de cosas sucediendo.

Ahora no llega tanto dinero, en términos de capacidad para hacer proyectos públicos. El gran proyecto de la alcaldesa Lightfoot hasta ahora ha sido su programa Invest South/West, basado en los barrios y muy necesario, y el tipo de cosas que la ciudad debería haber hecho todo el tiempo. Ahí es donde la lucha es un poco diferente ahora. Mi primera pieza va a ser sobre un sitio del centro, pero no creo que me concentre en el centro y sus alrededores. La acción tiene que estar realmente en los barrios. Creo que un crítico de arquitectura, ahora, tiene que hablar de la preservación, la vivienda, el desarrollo de los barrios, el tránsito, y cómo todas esas cosas se unen para hacer que los barrios sean completos.

MCP: En las dos últimas generaciones, el centro de la ciudad y el norte del North Side han prosperado, y el South Side se ha vaciado, hasta cierto punto.

LB: Así es. La parte de la equidad es crucial. Durante mi primera etapa, escribí muchos artículos sobre la necesidad de reurbanizar e invertir en las zonas sur y oeste. Ahora es aún más urgente. Y lo mencioné en mi libro, Southern Exposure. Ya ha pasado el día en que podíamos diseñar el Millennium Park, o construir el edificio más alto del mundo o el rascacielos más brillante, y decir que Chicago va bien. Ahora lo que importa es lo bien que nos va en estas comunidades desatendidas.

Ahí es donde el programa Invest South/West del alcalde es importante. Veo que hay mucha cobertura de la prensa al respecto. Y ciertamente, el plan de la Autoridad de Tránsito de Chicago de extender la Línea Roja hasta la calle 130 está bien. Pero, ¿qué tipo de barrios se van a reconstruir a lo largo de esas líneas? Esa es la cuestión. En un momento dado, hace 20 años, cuando escribía sobre esto, existía la sensación de que el West Side, por ser más pequeño y estar delimitado por el West Loop en vías de desarrollo, y Oak Park al oeste, estaba maduro para este tipo de reurbanización. Y no ha ocurrido. Así que mirar al lado oeste se convierte en algo crítico, también: ¿Qué está pasando? ¿Qué debería pasar?

También tengo previsto volver a los suburbios. Me preocupan especialmente los suburbios del sur, que tienen algunos de los mismos problemas que partes del South Side. La población no está disminuyendo, pero hay problemas de transporte, vivienda, conservación y desarrollo. Los días en que los grandes centros comerciales eran la solución a todos los problemas ya no existen. Entonces, ¿qué ocurre con estos grandes centros? Hay mucho que analizar.

MCP: Hablemos del cambio climático, porque estamos en una época de cambio climático, eso es innegable. ¿Qué significa eso para una ciudad como Chicago? Creo que significa cosas interesantes para una ciudad que no es costera, que podría ver aumentar su población en el futuro.

LB: Es una buena pregunta. Cuando escribía hace 20 años, escribía sin parar sobre la sostenibilidad. Pero ahora hay mucho más sobre lo que escribir. Pienso en la orilla del lago, por ejemplo, y en cómo el cambio climático ha afectado a la orilla del lago. El lago se vuelve violento. Recuerdo que cuando estaba en la universidad, en 1987, el nivel del lago subió, y fue como, oh Dios mío, esto fue un acontecimiento único en la vida. Y ahora estamos experimentando esto cada dos o tres años. Así que es un gran problema. Además, nuestros ríos. No prestamos atención a los ríos de Chicago, y a cómo se ven afectados por los desarrollos que los rodean, y por el rápido cambio climático.

MCP: Estoy encantado de que hagas esto. La ciudad de Chicago tiene que tener un crítico de arquitectura, aunque sea una vez al mes. Algo va mal en el mundo si Chicago no tiene un crítico de arquitectura en un medio de comunicación importante.

LB: Estoy de acuerdo. Es como si Hollywood no tuviera un crítico de la industria del cine. Es muy importante. Algunas personas creen que la arquitectura es una especie de ritmo elitista enrarecido, y ciertamente puede escribirse así. Pero hay una historia diferente en Chicago, con Paul Gapp, Blair Kamin, conmigo mismo la primera vez, con Bill Newman, un escritor elegante y hermoso que cubría asuntos urbanos y arquitectura para el Sun-Times y el Daily News. La gente ya no habla de Newman, pero debería hacerlo. Hay una sensación de estar escribiendo sobre arquitectura desde las calles, escribiendo sobre los aspectos políticos y sociales que dan forma a la arquitectura, escribiendo sobre ella de una manera que entiende la importancia de la arquitectura, en Chicago, como algo tan importante como el tiempo, la política o los Sox y los Cubs.

MCP: Quizá en ninguna otra ciudad estadounidense tengo la sensación de que la gente, la gente normal, está interesada en la arquitectura, de una manera que no lo está en otras ciudades.

LB: Eso es cierto. Ahora se ve en las redes sociales que la gente de Chicago habla de arquitectura. Pero recuerdo que la primera vez que fui crítico de arquitectura, el periódico empezó a poner mi foto junto a mi columna. La gente me reconocía, y todo el mundo tenía una opinión sobre la arquitectura. Y no era sólo gente que se desahogaba. Tenían opiniones meditadas sobre ella. Y no sólo sobre si un edificio concreto era bonito o feo, sino sobre cómo funcionaba la ciudad como ecosistema, con el tránsito, los edificios y el desarrollo, todo ese tipo de cosas.

 

Imagen destacada vía WTTW.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishFrenchGermanHindiSpanish