PRUEBA DICIEMBRE 2022

Me gusta:

Compartir:

EL EFECTO GUGGENHEIM: CÓMO EL MUSEO AYUDÓ A TRANSFORMAR BILBAO

El atardecer se acerca al puerto viejo de Bilbao, trayendo consigo a los corredores que recorren los paseos, a los turistas que navegan por las aguas verde oscuro de la ría y a la mujer del puesto de helados artesanales que vigila detrás de las tarrinas de dulce de leche, maracuyá y «pitufo azul» con sabor a chicle.

Cerca de allí, con sus escamas de titanio que brillan de color amarillo con los últimos rayos de sol, se encuentra el edificio que ayudó a hacer posible estas escenas ahora mundanas. Antes de que el Museo Guggenheim abriera sus puertas en la ciudad vasca hace 25 años -y antes del enorme proyecto de regeneración urbana que ayudó a impulsar-, Bilbao se veía, se sentía y olía muy diferente.

«Por aquel entonces, era una ciudad mucho más gris y sucia, cuyo cielo estaba contaminado por el humo de las fábricas de acero y los astilleros del centro de la ciudad», dice el alcalde, Juan Mari Aburto, sobre el Bilbao de su infancia y adolescencia.

«Recuerdo una ría terriblemente sucia, y no era sólo por la actividad industrial; no había canales de desagüe adecuados y el olor que desprendía el agua era bastante insoportable».

A finales de la década de 1980, ese centro industrial estaba en declive y en plena crisis de identidad. A las devastadoras inundaciones de 1983 siguieron años de agitación económica que dejaron a muchas partes del sector de la industria pesada de la ciudad luchando por sobrevivir. Algunas lograron reestructurarse, otras no.

Al darse cuenta de que Bilbao tendría que diversificarse de sus bases económicas tradicionales, las autoridades vascas se embarcaron en un megaproyecto para reformar la ciudad, que incluía un programa de 1.000 millones de euros para restaurar la ría contaminada y una nueva red de metro.

Mientras se impulsaba el paso de una economía basada en la industria a otra basada en los servicios, llegó la noticia de que la fundación Guggenheim quería aumentar su presencia en Europa.

En 1991, el gobierno vasco y las autoridades regionales llegaron a un acuerdo con la fundación para la construcción de un nuevo museo, diseñado por Frank Gehry, que acogería parte de la famosa colección de arte del Guggenheim.

El proyecto, sin embargo, no estuvo exento de críticas.

«La idea de utilizar la cultura como elemento transformador no estaba tan clara entonces; era un poco un sueño», dice el director general del museo, Juan Ignacio Vidarte. «Y había oposición y críticas de quienes pensaban que los recursos debían ir a apoyar a las empresas en crisis y ayudar a apuntalarlas unos meses o años más, y de quienes pensaban que el dinero debía ir a la sanidad o a las infraestructuras».

También hubo un profundo malestar por parte de algunos dentro del mundo cultural vasco, que veían la llegada del Guggenheim como una «intervención imperialista» y una afrenta a la cultura vasca autóctona.

«Fue muy difícil», recuerda Vidarte. «Pero nada de eso fue sorprendente».

Hace poco más de 30 años, el emplazamiento del museo y de la oficina donde ahora se encuentra Vidarte era un rincón olvidado del viejo puerto, una tierra de nadie de naves industriales en desuso, grúas y almacenes que estaba cerca del corazón de Bilbao pero decididamente no formaba parte de él.

«Toda esta área no era una zona urbana porque, aunque estaba muy cerca del centro de la ciudad, no era accesible», dice el director. «Creo que una de las grandes ideas de Gehry con el edificio -que debía ser el inicio del proceso de reurbanización y más bien definir el carácter de todo lo que siguiera- fue hacer del museo una conexión entre la ciudad y la ría».

A medida que el edificio de Gehry crecía -y que Barcelona y Sevilla cosechaban los respectivos frutos cívicos y turísticos de las Olimpiadas y la Expo de 1992- también lo hacía la confianza en el proyecto de Bilbao.

Unos meses antes de que el Guggenheim abriera sus puertas, recibió el premio Pritzker de arquitectura de 1997. Y cuando se inauguró en octubre de 1997, la apertura fue noticia en la CNN.

«Eso me sorprendió mucho», dice Vidarte. «Pero demostró que algo estaba ocurriendo y que nos dirigíamos hacia una época en la que una ciudad periférica como Bilbao podía convertirse en un lugar de interés mundial. Y eso es lo que ha ocurrido».

Por muy triunfal que fuera la inauguración del museo, llegó al final de un largo y sangriento verano durante el cual el grupo terrorista vasco Eta cometió algunas de sus más infames atrocidades. En julio de 1997, Eta secuestró y asesinó a Miguel Ángel Blanco, un concejal de 29 años del partido conservador Popular. Y luego, menos de una semana antes de la inauguración del Guggenheim, un policía vasco llamado Txema Aguirre fue asesinado por Eta al frustrar un ataque con granadas contra el museo.

Un cuarto de siglo después, el Guggenheim es una parte brillante y esencial del entramado de la ciudad, que ha atraído a casi 25 millones de visitantes desde que abrió sus puertas y ha aportado al País Vasco unos 6.500 millones de euros. Hoy en día, la industria se concentra en las afueras de la ciudad y el turismo representa ahora el 6,5% del PIB de la ciudad, muy lejos de los días en que poca gente decidía ir a Bilbao si no era por negocios o para ver a la familia.

Pero, ¿en qué medida puede atribuirse esta transformación al «efecto Guggenheim»? La frase suscita una respuesta mixta en la propia ciudad.

«No podemos reducir la transformación de Bilbao a la llegada del Guggenheim», dice el alcalde, que la ve como el fruto de un periodo mucho más largo de colaboración e inversión interinstitucional.

«El Guggenheim fue el motor de esa transformación, y luego tuvimos elementos muy importantes. Toda la ciudad se ha transformado de una manera que probablemente no tiene precedentes a nivel internacional. La recuperación de nuestra ría y nuestro entorno -y esa inversión de 1.000 millones de euros- es paradigmática en ese sentido».

El director del museo se muestra igualmente circunspecto.

«Si la gente utiliza la frase ‘efecto Guggenheim’ para comunicar la idea de que la infraestructura cultural puede tener un efecto transformador que va más allá de la esfera puramente cultural -que puede tener un impacto social, arquitectónico, de planificación y económico-, entonces yo estaría de acuerdo con eso», dice Vidarte.

«Pero tienen que entender qué implica todo eso. No me gusta que esa frase se asocie a proyectos que no tienen nada en común con éste, aparte de un edificio espectacular, o a proyectos de agarre. Se trata de tener los otros ingredientes que son fundamentales para entender por qué ha funcionado aquí pero no ha funcionado en muchos otros sitios.

«Este proyecto formaba parte de un plan mucho más amplio y encajaba en ese plan y no se hizo de forma aislada, no se hizo por capricho».

Roberto Gómez, que dirige la empresa de turismo de la ría de Bilboats, está de pie en el paseo marítimo, no lejos del imponente rascacielos de Iberdrola, que de alguna manera se las arregla para parecer poco elegante al lado del Guggenheim.

Mientras explica el pasado y el presente de Bilbao, señala otra torre. Hace tiempo, la chimenea de ladrillo de 25 metros del Parque Etxebarria expulsaba el humo de una acería. Hoy es una reliquia, al igual que las extensiones de ruinas industriales que ofenden los ojos de aquellos de sus pasajeros que vienen en busca del nuevo Bilbao.

«Recuerdo de pequeño cómo cuando las fábricas empezaban a echar humo, las mujeres del barrio gritaban: ‘¡Cierren las ventanas! Cerrad las ventanas’ porque la suciedad llegaba a todas partes, y yo era asmático», cuenta Gómez.

«Aquí todo era industrial y así fue hasta finales de los años ochenta. El cielo era bastante marrón entonces, y la ría también. Pero se trabajó mucho en el río y ahora vuelve a haber vida».

Algunas cosas se perdieron, dice, y otras se encontraron. «Y seguimos adelante. Es lo que hay que hacer».

https://www.theguardian.com/world/2022/oct/31/guggenheim-effect-how-the-museum-helped-transform-bilbao

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EnglishFrenchGermanHindiSpanish